Redundancias y criterios de selección aprobados– carta de IWGB a UNISON

Estimada Sra. Levin de UNISON Región Londres,

He sabido que recientemente usted se ha reunido con la dirección de Cofely en la Universidad de Londres a propósito de los procedimientos de redundancia en Garden Halls. Como usted sabe, más de 50 empleados de Cofely –la mayoría de ellos personal de limpieza- corren el riesgo de ser despedidos y Cofely requiere consultar con el sindicato independiente reconocido, que es UNISON. A pesar del hecho de que la mayoría de los empleados de Cofely que trabajan en Garden Halls dejaron UNISON y adhirieron a la IWGB, Cofely todavía consulta con usted y usted felizmente acepta las propuestas de Cofely. Incluso hace poco usted aprobó, por parte de UNISON, el criterio de selección propuesto por Cofely; esto es, el criterio que la compañía usará al decidir que trabajadores pueden seguir trabajando y que trabajadores perderán sus trabajos. Este criterio de selección –rechazado profundamente por los mismos trabajadores- incluye la asignación de puntos en relación a la habilidad de los trabajadores para dar cuenta de los valores de empresa considerados por Cofely. Estos valores –que ni siquiera son conocidos por algunos de los managers a cargo del reclutamiento- son “osadía”, “determinación”, “cohesión” y “compromiso”. Dejando de lado mi dificultad para distinguir entre un baño limpiado de forma “osada” y otro limpiado “no osadamente”, el problema con este criterio es que esos valores son altamente subjetivos y se prestan a favoritismos por parte de la dirección. Sin embargo, dado que el encargado de servicios de limpieza es también un representante de UNISON, puedo entender por qué esto puede no molestarle a usted.

Por supuesto, el más reciente episodio de aprobación ciega sindical es sólo un ejemplo de la relación entre Cofely y UNISON. Irónicamente, esta relación parece sólo haber comenzado cuando casi todos los miembros de Cofely pertenecientes a UNISON dejaron ese sindicato por la IWGB. Esto fue apoyado por una carta que su jefe- Maggi Ferncombe directora de UNISON Región Londres- a los ex miembros de UNISON diciendo que la IWGB no era un sindicato y que no los podía representar. Después vinieron los afiches de UNISON puestos en los paneles informativos de lugares oficiales de trabajo de Cofely, titulados “Te han mentido” o “Cuidado con imitaciones baratas” y que contenían acusaciones escandalosas contra la IWGB. Cofely devolvió el favor incluyendo una publicidad de UNISON a página completa en su circular semanal de Universidad de Londres, y concediendo a UNISON un nivel de acceso sin precedente a sus trabajadores durante horas trabajo y en sitios de trabajo; y Sharon Bracey, la Manager de Servicios de Limpieza a cargo de más de 100 trabajadores y porteros, fue nombrada representante de UNISON en el lugar de trabajo de Cofely. Y ella no es cualquier manager –es una manager que inicia procedimientos disciplinares contra personal de limpieza, que ha puesto trabajadores en contratos de 0 horas, y que incluso ha sido llevada al tribunal del trabajo por alegatos de discriminación.

Pero no termina ahí- Cofely y UNISON respondieron a la huelga de la IWGB, realizada en Noviembre de 2013, con un acuerdo sobre términos y condiciones sin consultar a la fuerza de trabajo. Y después vino ese terrible artículo de The Guardian en donde se daba cuenta de cómo UNISON se estaba coludiendo con la Universidad de Londres para poder “contrarrestar” la Campaña 3Cosas, sugiriendo incluso que si la oferta de la Universidad de Londres era por solo un día adicional de vacaciones esto sería suficiente para terminar con la campaña.

Dado que me parece difícil creer que todavía existen diferencias en las políticas y los valores entre sus dos organizaciones, me pregunto si no será más eficiente y políticamente conveniente para UNISON Senate House/Región de Londres y Cofely fusionarse y formar una sola entidad. Podrían llamarla COFLISON. Esto les ahorraría tiempo y dinero en lo que se refiere a coordinar estrategias comunicacionales, comunicados de prensa, tiempo en instalaciones, etc. Y si fueran sólo una entidad, habría menos presión pública para que UNISON tuviese que consultar o pretenda representar al personal de limpieza que nunca pareció estar satisfecho con los infatigables esfuerzos de UNISON por traicionarlos. Por supuesto que si ustedes se fusionasen, tendrían la nada envidiable tarea de tener que hacer redundantes a algunos managers. Seguramente, no tendría sentido tener dos managers regionales, dos managers de contrato, etc. Sería más eficiente tener managers haciendo trabajos dobles- como ya ocurre con el caso de Sharon Bracey, la Manager de Servicios de Limpieza y representante del lugar de trabajo. Para poder cumplir con las leyes laborales, tendrían que crear un criterio de selección para el proceso de redundancias. He pensado un poco lo anterior y puedo sugerir el siguiente criterio riguroso y objetivo:

Managers que puedan demostrar que su color favorito es, siempre ha sido y siempre será el naranjo – 10 puntos;

Managers que pueden golpear su cabeza y frotar su barriga simultáneamente por 67 segundos cuando se les pida- 10 puntos;

Managers que puedan demostrar (en sus entrevistas de selección) su compromiso con los valores de la compañía COFLINSON- 50 puntos.

COFLINSON tendrá que identificar nuevos valores empresariales. Yo les propongo los siguientes: arrogancia, deshonestidad, incompetencia y disposición a traicionar a los trabajadores.

Si optan por no fusionarse con Cofely, por favor consideren lo siguiente. La IWGB no va a ir a ninguna parte y el número de miembros de este sindicato sólo está aumentando, especialmente entre los trabajadores de Cofely. Incluso con tres empleados regionales presentes en la Universidad de Londres, UNISON ha sido incapaz de reparar el daño realizado. Su sindicalismo de aprobación ciega, descarada muestra de colusión con la dirección (management), elección de un manager como representar y desdén por los trabajadores ha hecho que se presencia en la Universidad de Londres sea una de las más grandes vergüenzas del movimiento sindical del Reino Unido hoy en día. Hasta que no retiren su acuerdo de reconocimiento con Cofely, permitiendo que los trabajadores se representen a sí mismos a través del sindicato que ellos escogieron, seguiremos exponiendo sus conductas abominables.

Atentamente,

Jason Moyer-Lee, Presidente, IWGB

Advertisements